Archivo de la categoría: renacimiento

Orange and White Three-Panel Detailed Storyboard (3)

Arte en pocas palabras: Los artistas cuando pintaron un conejo

Franz Marc  Conejo azul (Blaue Hase)  Franz Moritz Wilhelm Marc  (Múnich 1880-Braquis, 1916), fue un pintor representante del expresionismo alemán del siglo XX .  

 

Franz Marc: En 1910 junto a August Macke y Wassily Kandinsky fundó el movimiento artístico llamado  Der Blaue Reiter  (El jinete azul). Estos artistas se reconocieron por la utilización de los colores primarios, la brillantez de los colores. Marc retrataba siempre animales, con  simplicidad y a la vez  transmite la fuerza de la naturaleza. Sus cuadros emiten una profunda emoción.  Se caracterizaron en el movimiento del Blaue Reiter por la utlización del significado de los colores: como el azul para la austeridad masculina y lo espiritual, el amarillo para la alegría femenina y el rojo para la violencia.        

                                       

 Jeff Koons    Conejo gris (Rabbit, acero, 104.1 x 48.3 x 30.5 cm, 1986)  Jeff Koons nació en Nueva York, Pensilvania, 21 de enero de 1955) artista minimalista, conceptual y Pop.

 

Jeff Koons: La obra de Koons es una crítica al ámbito estadounidense extremadamente consumista poniéndole un toque de humor. Entra aquí la influencia de los medios, que se aprovechan totalmente del despilfarro de la masa. Este artista utiliza objetos cotidianos, muchas veces objetos inflables u otros objetos de clase media de un valor mínimo para conseguir su objetivo, al igual que hizo Duchamp, colocándolos en galerías carentes de su antigua función.

 

 Alberto Durero   Liebre joven (Feldhase, acuarela sobre papel, 1502)  Alberto Durero nació en Núremberg, en 1471 y  murío allí en 1528, es el artista más famoso del       Renacimiento alemán

 

Albrecht Dürer: fue el artista más reconocido del renacimiento alemán, transmisor de las ideas de los renacentistas italianos en el siglo XVI. Las ideas de los humanistas italianos fueron transmitidos al norte por medio del comercio, y de las relaciones. Para los artistas alemanes resultaba difícil conciliar su imaginería medieval detallista con el énfasis que los artistas italianos ponían en la Antigüedad (temas mitológicos y figuras idealizadas). La tarea que Durero se planteó fue la de proveer a sus compatriotas de un modelo con el que pudieran combinar el interés por los detalles naturalistas con los aspectos más teóricos del arte italiano.