bienal sur

Escritos sobre arte: Bienal Sur 1er Encuentro virtual, Pensar futuros posibles

Bienal Sur

Primer encuentro: Pensar futuros posibles (reflexiones)

5 de mayo del 2020 (www.bienalsur.org)

 

La vida hacia el arte: Humanismo contemporáneo (Reinventarnos)

 

A causa del coronavirus tuvieron que cancelarse eventos, muestras, e incluso reprogramarse visitas a las exposiciones, lo que me llevó a mirar a mi alrededor. Con una exhibición, bajo mi curaduría,  puesta a punto en el consulado argentino de Frankfurt “Borges: la ciudad y el arte” que por suerte pudo ser inaugurada pero no pudo ser visitada físicamente, me puse a pensar que el siguiente paso sería “tomar el timón y volantear para otro lado”. Pensé: esta exposición la tiene que ver el público que no pudo asistir y así, virtualmente comencé un nuevo trabajo desde mi computadora.

Mi primera sensación fue que esta situación nos ha tocado a todos.

Rastreando en internet me llegó la noticia que, desde Argentina, el 5 de mayo, se celebraría un encuentro virtual entre artistas visuales, historiadores del arte, directores de museos y de bienales, todos juntos en la plataforma de la Bienal Sur y de la Universidad Tres de Febrero de Buenos Aires.

A continuación, les dejo algunos puntos señalados en este encuentro por excelentes profesionales del arte de Latinoamérica y de España que se han parado a pensar un poco más en nuestro hoy, y hacia dónde queremos ir.

 

Maria Wills (directora de la Unidad de Artes del Banco de la República de Colombia) señaló que desde lo museístico se deben crear normativas nuevas, más estrictas para poder volver a elevar la confianza entre el público, el artista y la institución. Pero estas normas deben estar dentro de lo humano de nuestra sociedad.

Betsabeé Romero (artista mejicana) afirmó que “siento que en esta crisis la muerte es como algo pasajero, en este momento no tenemos las despedidas de nuestros muertos como antes. Luego de esta pandemia estaremos cambiados, donde será difícil reinventar tanto el espacio público como un espacio con el otro. Pero tenemos la esperanza de volver a encontrarnos.”

Volupsa Jarpa (artista chilena) dijo que “este encierro provisorio nos dio la posibilidad de tener una instancia reflexiva como nunca antes la tuvimos. Lo interesante es que el mundo se ha paralizado, que el mismo ha tomado la decisión de parar y esto nos ha transformado, como lo hizo el sistema educativo, esta experiencia será positiva y nos cambiará.”

Eduardo Basualdo (artista argentino) indicó, durante el encuentro, que este es un momento donde todo ha colapsado. Es un impacto tan fuerte, nacional como internacionalmente, pero sobre todo afectó a las grandes ciudades. Los pequeños lugares no han cambiado su rutina. Eduardo piensa que el efecto futuro más notorio es la desconcentración de la gente de las grandes ciudades y se acercarán más a lo local, ya desde los recursos y los movimientos de personas. Este es el momento de comenzar a ordenar nuestros recursos y a controlar el uso de la energía y del tiempo.

 

Desde mi punto de vista, esta relación que proviene del orden renacentista donde existe un centro y una periferia, que rige el mundo también actualmente, cambiará. Hemos pasado de mirar hacia los altares de Cristo como centro del universo a mirar al gobernador y su ombligo. La plaza pasó de ser el centro desde donde organizar el estado y marcar las líneas de poder y de fronteras, y ahora ya se puede sentir que existe una parte de la sociedad que se revela a este sistema de centro-periferia.

 

¿Qué papel tiene el arte ahora?

Eduardo se pregunta ¿Qué pasaré con el arte? El arte siempre estuvo sostenido principalmente por un vínculo social, esto fracasará y las instituciones tendrán su impacto en esto.

Diana Wechsler (directora artística-académica de la Bienal Sur) afirmó que “las exposiciones que programamos con tanta anticipación no llegaron a inaugurarse, tuvimos que dar un giro de 180 grados para poder seguir. Entonces ahora debemos definir lo que es NECESARIO. Claro que las tecnologías son necesarias, pero lo local también es prioritario, cuidar de la vida y de nuestro ámbito. El nuevo rol del arte es el de dar señales y contribuir a sostener. En este tiempo contribuyó a cuidarnos la salud mental, porque nadie esperaba esto. El arte fue el que nos sostuvo todo este tiempo de encierro: música, literatura, películas, etc.”

Ticio Escobar (ex -ministro de cultura del Paraguay) también dio su opinión al respecto: “este colapso mundial tanto de las instituciones artísticas como de las bienales, las ferias, las exposiciones en los lugares tradicionales nos lleva a poner en primer lugar la IMAGINACIÓN, y atravesar fronteras. Crear espacios alternativos para llegar al público, desde la creación individual como una resistencia desde el adentro. El arte ha banalizado los lugares tradicionales de exposición de los objetos del arte. Pero el arte ahora tiene la tarea de albergar no solo significaciones más complejas sino preguntas esenciales. El arte debe tomar una posición crítica no contestataria. Debe tomar distancia de temas y reflexionar e interrogarse. El arte es un espacio para tomar posiciones, para ser de una forma motivadora”

 

Estoy de acuerdo con cada uno de los ponentes y añadiría que el arte tiene mucho de marginal, de estar al margen y poder pensar, moverse y transformarse mucho más rápido que cualquier orden o reglamento. Estas fronteras físicas, que siempre construyó el individuo para cuidarse de lo extraño y que los gobiernos marcaban, llevan a pensar en que muchos individuos se animarán e intentarán romperlas.

 

¿Como será la experiencia estética?

 

Volupsa Jarpa cuestiona que antes de la pandemia ya estaba el problema de la desaparición del cuerpo en las relaciones sociales por causa de lo virtual y la pérdida de los encuentros físicos.  Ella considera que este encierro trajo que nos nutriéramos más, que leamos más, escuchemos más, y que descifremos más. Los contactos sociales virtuales también suman, y construyen nuevos espacios, donde compartir emociones, creaciones, ideas, y elaborar algo en común y construir a partir de una conexión. Con respecto al objeto del arte, ella considera que este objeto está sobrevalorado por todo el sistema. Ahora lo más importante son las formas de relación.

Maria Wills apunta que se necesita una democratización de la igualdad, que es necesaria. Hay una crisis de las estructuras de poder y de privilegios dentro del circuito del arte. Ella señala que se puede aprender mucho de los espacios autogestionados.

Betsabeé Romero señala que luego de este encierro las normas deben cambiar, no solo en la economía, sino también en los sistemas de salud. La salud deberá ser un derecho humano. Ella como artista sensible evidencia que la pérdida de personas y sus respectivos duelos se han superado gracias a la interacción con el arte. En esto también debe cambiar el sistema humano y sus prioridades, el arte deberá tener un lugar privilegiado y por eso deberá encontrar un nuevo espacio para ejercer su práctica.

Manolo Borja (director del Museo Reina Sofía, Madrid, España) considera que la experiencia estética personal con el objeto es necesaria. Que los espacios deberán reinventarse. Es un tiempo de compartir y de ser críticos frente tanto al arte banal y frente al arte literal. Manolo subraya que debemos cuestionar las disciplinas, lo nuevo es la interdisciplina. Otro de los temas que lo inquietan es el peligro del resurgimiento de los ultranacionalismos y neofascismos.

 

Creo que si nos comprometemos con el otro podremos encontrar ese lugar tanto de forma individual como colectivamente. Para mí, este es un tiempo de Fe. Antes la Fe estaba puesta en Dios, luego estuvo en la razón y ahora ¿adónde va esta Fe?

Cada uno la tiene ubicada en diferentes lugares, como por ejemplo los desfavorecidos que apoyan su Fe en no ser excluidos, los desempleados en volver a tener su trabajo, las minorías en el final del racismo o del fascismo, los ecologistas la tendrán en conseguir parar el calentamiento global o que la gente tome conciencia del cuidado del ambiente y los resistentes tendrán fe en que se respete su derecho a manifestarse y oponerse, hablar libremente. Por mi parte, yo pongo mi fe en mí misma, para cambiar y colocar prioridades humanas en mi camino, y en los otros para formar una gran comunidad.

bienal sur

¿Cambios deseables, pensado colectivamente?

 

Manolo afirmó que “nada será como antes, los más desfavorables son los que están más desprotegidos, como son los ancianos, por ejemplo, vivimos en una sociedad injusta y sin equidades. Luego de pasar esta crisis este sector de la sociedad seguirá donde está. Lo que paró fue solo lo económico y lo político, pero no fue la desigualdad. Deberemos aprender nuevos lenguajes y formatos de comunicación, y crear un nuevo glosario. El arte debe encontrar nuevos lugares: Habitar las exposiciones”

María cree que en un futuro cercano el museo deberá apoyar la nueva cultura ciudadana. Las normas que rijan deberán ser amables. El museo será un puente entre las necesidades y que no solo albergue exposiciones como vitrinas, sino que estas exposiciones se sientan como una experiencia de vida.

Ticio piensa que debemos REIMAGINARNOS un nuevo modelo. El arte tiene una enorme posibilidad de nutrirse de las crisis o tragedias junto con dos dispositivos como son la IMAGINACIÓN y la creación. Con audacia estos dispositivos nos indican los caminos a seguir y nos señalan las salidas.

Volupsa apuntó que los cambios deseables se producirán al proceso de producción artístico. Tanto las situaciones de crisis como de resistencia son muy atractivas para mover la creatividad en el arte. “El proceso creativo funciona inconscientemente y lo mira desde el confinamiento, pensando cómo llegar al otro. La relación con el público, que está encerrado, es una preocupación del artista. No la relación con el otro como institución, que es el mediador entre el artista y el público. Esta preocupación los lleva a ir a buscar al otro”

Eduardo coincidió con Voluspa en que debemos volver a las raíces, y tener la preocupación y motivación de ir en busca del otro, del público que disfrute de la obra, como a los comienzos de la carrera artística: “Actuar por el instinto”.

Betsabeé piensa que es necesario buscar al otro desde la propia producción artística. Para poder estar cerca y crear una relación social que es tan importante como comunidad física, no solo virtual.

Volupsa mencionó que la democratización a partir de internet es relativa. Que existe una crisis no solo del espacio del arte sino del espacio público político. Las relaciones humanas se reelaboran, también la lucha democrática en el espacio público está en juego, y nacen las preguntas desde esta experiencia impensada.

María, por su parte, apuntó que debemos observar los medios análogos (como la radio), no solo los digitales, allí puede estar la clave de los nuevos manuales.

Betsabeé nos marca que debemos buscar y ganar esos nuevos territorios, lugares tanto en el pasado como en el presente.

Eduardo dijo que “el cuerpo es insustituible, es una parte importante de las luchas sociales, para conseguir transformaciones. Esta situación nos cambia y ahora pensaremos nuevas maneras de salir, de encontrarnos, de luchar y de resistir”.

 

Luego de presenciar “virtualmente” esta charla, la cual sentí muy próxima, me puse a pensar en mi alrededor.  Pensé en salir adelante, y que ya es hora de inventar mi propio mundo, ¡de ser curiosa y a la vez intrépida! Total, ¿qué puede pasar?

La historia del mundo es impensada, inesperada, espontánea y allí es donde debemos crear cosas, lugares y nuestros propios espacios. Un espacio virtual que será la herramienta que posibilitará un intercambio de ideas con otras personas, de construir juntos y de estar cerca del otro, a pesar de las distancias. También es hora de abrir nuevos caminos y de acompañar a otros en sus propios caminos.

 

¡Nada nos detendrá, es una nueva revolución!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>